torre eiffel

La Torre Eiffel, una Dama de Hierro de 130 años - Open Tour

La Torre Eiffel: emblema y símbolo francés

Al llegar a París, el turista que nunca ha puesto un pie en la capital francesa solo sueña con una cosa: contemplar la llamada Dama de Hierro. Con sus más de 300 metros de altura, durante 40 años fue el edificio más alto jamás construido.

La Torre Eiffel ha dominado el skyline parisino desde hace más de 130 años, y su fama y poder de atracción no han disminuido en modo alguno, sino todo lo contrario. La Torre, que hoy en día es admirada en todo el mundo, tuvo sin embargo unos comienzos bastante difíciles.

La accidentada historia de la Torre Eiffel

El símbolo mismo de Francia y de París tiene una historia que tiene sus orígenes… ¡en Estados Unidos! Para la Exposición Internacional de 1876 en Filadelfia, un equipo de ingenieros americanos ideó la construcción de una torre de 300 metros de altura. Su proyecto era bastante diferente de la Torre Eiffel tal como la conocemos hoy en día. Finalmente, el proyecto no tuvo éxito, pero permitió que otros se inspiraran en él, incluyendo la empresa Eiffel, especializada en grandes estructuras metálicas, específicamente de hierro, lo que le dio a la torre su nombre.

Dos ingenieros pueden ser considerados los padres de la Torre Eiffel: Maurice Koechlin y Émile Nouguier. El papel de Gustave Eiffel en este proyecto fue dar a conocer el proyecto a los dirigentes políticos franceses y obtener el permiso para construir la torre para le Exposición Internacional de 1889 a París. Este evento era muy significativo porque coincidía con el centenario de la Revolución Francesa y la República quería hacer de él un momento memorable.

Se necesitaron dos años, en lugar de uno como se había previsto inicialmente, de 1887 a 1889, para levantar la estructura y dar a París este hito, en la actualidad fundamental para la ciudad.

La oposición a la existencia de la Torre Eiffel

Si en la actualidad París no sería París sin la Torre Eiffel, la idea de esta estructura de 300 metros no fue inicialmente aprobada por unanimidad. Muchos artistas, como Émile Zola, Alexandre Dumas o Charles Gounod se opusieron al proyecto. Guy de Maupassant, que despreciaba el edificio, comía habitualmente en el restaurante de la Torre Eiffel situado en el primer piso, ya que era el único lugar de París donde podría comer sin ver la estructura metálica que tanto odiaba.

Hoy en día, sigue siendo posible comer o cenar en el monumento. Hay dos restaurantes en el interior de la estructura. En la primera planta, se encuentra el “58 Tour Eiffel” (58 se refiere al número de metros sobre el suelo al que se encuentra el restaurante), y en la segunda planta, un restaurante gastronómico llamado “Le Jules Verne“, que cuenta con una estrecha en la famosa “Guía Michelin” y es dirigido ahora por el chef Frédéric Anton, que ha tomado el relevo de Alain Ducasse.

La Torre Eiffel sigue siendo hoy en día la estrella indiscutible de los monumentos, y no resulta sorprendente saber que es el monumento de pago más visitado del mundo.

Por supuesto, nuestros autobuses Open Tour hacen una parada indispensable en la Torre Eiffel. La línea azul de autobuses Open Tour se detiene allí para que puedas disfrutar de la majestuosidad de la Dama de Hierro.

Descubre el mejor de París

Seleccione el nombre de dias y visita París como te gusta!

Déjate conquistar por París desde el puente superior de nuestros autobuses de doble piso descubiertos.

Recorridos a pie gratis incluidos

WIFI gratuito a bordo

Audioguías en 12 idiomas

Cupones de descuentos